Atrs
menú

Piso pélvico: la importancia de cuidarlo a tiempo

Es la estructura que soporta órganos como los intestinos, recto, útero y vejiga, por lo que es fundamental trabajarlo para evitar complicaciones futuras. El doctor (nombre), (cargo) de Clínica Bupa Antofagasta, nos cuenta todo en esta nota.

Imagen foto_00000014

Como su nombre lo indica, el piso pélvico es una estructura compuesta por tejido fibroso, ligamentos y músculos que forman la base de la cavidad abdominal y pelviana. "Al estar de pie, soporta las estructuras que están dentro de la pelvis: intestinos, recto, útero y vejiga, por lo que su bienestar es muy importante", explica el doctor (nombre), (cargo) de Clínica Bupa Antofagasta.

Según explica el especialista, el piso pelviano tiene dos zonas en que pierde continuidad. "De adelante atrás está el primero, llamado hiato urogenital, que es un orificio en el piso pélvico por donde atraviesan hacia el exterior la uretra y la vagina. Luego viene el segundo, en la región anal, por donde atraviesa el recto y ano. En estas dos zonas pueden producirse verdaderas hernias por donde pueden salir estructuras hacia afuera, siendo las más frecuentes las del orificio anterior, dando lugar a una patología llamada prolapso genital, en que a través del orificio anterior descrito pueden caerse estructuras como el útero y vejiga", sostiene.

Síntomas de un piso disfuncional

  • Escape de orina o deposiciones.
  • Bulto genital.
  • Sensación de peso genital.
  • Dificultad para defecar.
  • Dolor abdominal bajo.
  • Dolor pélvico.


Por eso, es muy importante cuidarlo y trabajarlo, sobre todo en el embarazo y luego del parto, para prevenir un futuro prolapso genital. Pero, ¿cómo lo cuidamos? Según explica el doctor Faúndez, las maneras son básicamente dos: mantener un estilo de vida saludable, haciendo ejercicios periódicos y evitando la obesidad (mientras más peso hay es más posible que se produzcan hernias y prolapsos a través del piso pélvico).

"También, con manejo específico dirigido a su cuidado, a través de procedimientos kinésicos o ejercitación como pilates o yoga. Por otro lado, sabemos que embarazos que terminan en partos vaginales con recién nacidos de más de 4300 gramos aumentan el riesgo de prolapso, por lo que en estos casos debe haber muy buena comunicación con el ginecólogo que controle el embarazo en términos de prevenir esta condición, que se llama macrosomía fetal o si no fue posible prevenir, programar como vía de parto una operación cesárea", asegura el especialista.

Más allá del nacimiento de los hijos, el piso pélvico debe trabajarse y ejercitarse durante toda la vida fértil de la mujer y en la post menopausia. Son de suma importancia los ejercicios de piso pélvico a partir de un mes después de un parto y ojalá a permanencia desde ese momento.

"Hoy podemos ver que las mujeres están cada vez más conscientes de la importancia del piso pélvico; es frecuente la consulta por alteraciones del piso pelviano. De hecho, se cuenta con una subespecialidad dentro de la ginecología: la uroginecología y cirugía pélvica reconstructiva, que intenta dar cuenta de la creciente demanda de las mujeres por soluciones a sus problemas de piso pelviano", detalla el Especialista.

En Clínica Bupa Antofagasta te invitamos a cuidar tu salud y de los que más quieres. Consulta con nuestros especialistas si tienes dudas.