Atrs
menú
Inicio / Contenido de Interés /

Alergias alimentarias

Alergias alimentarias

cada vez más frecuentes en bebés y niños.

“Una alergia alimentaria es toda reacción anormal que se produce en el organismo del bebé o niño cuando recibe un alimento, el cual contiene lógicamente proteínas, vitaminas, minerales y una serie de componentes de tipo biológico, los cuales podrían producirle una reacción alérgica a nivel de piel, del aparato digestivo, respiratorio o todo al mismo tiempo”. Así definió a las alergias alimentarias el pediatra Pedro Marinov, Jefe de la Unidad de Pediatría de Clínica Bupa Antofagasta.

El profesional comentó que desde que el bebé comienza a recibir leche materna, es decir, apenas nace, puede empezar a presentar algún tipo de intolerancia a algún componente de la leche, por ejemplo, la lactosa.

“La leche materna es rica en ella (lactosa) y hay niños que pueden ser intolerantes tempranamente. Otro porcentaje de niños, que cada vez se ve con más frecuencia, pueden tener intolerancia o alergia a la proteína de leche de vaca y, en algunos casos, pueden ser reacciones severas.

PREVENCIÓN

Respecto a la prevención de alergias alimentarias, el Dr. Marinov es claro: “recién se puede actuar cuando se haya gatillado la reacción porque es muy difícil prevenir una alergia de este tipo ya que nadie sabe a qué alimento reaccionará el niño”.

Según expresó el pediatra, algunas alergias pueden comenzar a manifestarse con los primeros alimentos no lácteos que reciba el bebé, como jugos, frutas, verduras, etcétera.

“Un caso bastante común es la alergia al tomate. Uno ve cómo el niño lo come y rápidamente reacciona a nivel de boca, sus labios, etc. También puede pasar cuando come huevo. Sin embargo, este tipo de alergias generalmente son leves y no hay de qué preocuparse”, indica el Dr. Pedro Marinov.

SARAMPIÓN

Según explica el profesional, que el bebé haya presentado una alergia al huevo no es una contraindicación para la vacuna del sarampión.

“Algunos profesionales prohíben esta vacuna a niños alérgicos al huevo, pero si el pequeño tiene una alergia menor, donde sólo se le irrita los labios, eso no es motivo para suspender la vacuna del sarampión. Sólo se puede llegar a la suspensión cuando el niño o niña tiene una reacción anafiláctica al huevo”, puntualizó.